Conducta inadaptada y desadaptada

Definir el concepto de inadaptación no es fácil ya que esta contaminado por acepciones del sentido común y de la vida al igual que la marginación. La inadaptación puede ser la incapacidad para adaptarse a una situación determinada, desajuste personal, conflicto con el medio, fracaso ante los estímulos sociales, existencia de un comportamiento antisocial, existencia de un comportamiento inestable... La inadaptación del individuo engloba aspectos físicos, psíquicos y sociales.

Sería el individuo que se encuentra la margen de la normalidad social y que manifiesta un comportamiento discrepante con respecto a pautas de comportamiento consideradas normales en un determinado contexto, comportamientos no aceptables ni deseables socialmente. Incluye modelos de conducta, influye en problemas y dificultades, que impiden la incorporación del individuo en su medio, y que se traduce en conductas valoradas negativamente por el medio social al que pertenece el individuo. La marginación seria el proceso por el que una sociedad rechaza a unos determinados individuos que no tienen porque desempeñar una conducta especifica.

Un individuo con un comportamiento discrepante puede llegar a una situación de marginación en cambio un situación de marginación no tiene porque implicar conductas desadaptadas.

Por ejemplo los gitanos mantienen una cultura y unas costumbres diferentes al grupo normativo, los payos. Para los payos sus conductas serían desadaptadas llevándoles a una situación de marginación.

La conducta inadaptada es estudio de la psicología inadaptada, que está es un área de la psicología que se enfoca hacia la conducta desadaptativa, su etiología, consecuencias y tratamiento.

Cuando nos damos a la tarea de conceptuar qué es normal entramos en un amplio campo de interpretaciones, ya que normal es percibido de manera individual y subjetiva, entramos a discusión de valores de lo anormal y normal. Cuando decimos que algo es normal tenemos que verlo en una perspectiva de contexto, cultura, ideología, y tiempo.

Centrando este concepto a nuestro país y dependiendo de su cultura, ideología y espacio definimos que conducta normal es aquella que se apega a las normas, reglas y costumbres de la sociedad. Aquel que irrumpe con lo cotidiano es etiquetado de inadaptada, ya que está irrumpiendo con las normas, reglas, leyes y buenas costumbres de la sociedad.

El Trastorno Disocial se refiere a la presencia recurrente de conductas distorsionadas, destructivas y de carácter negativo, además de transgresoras de las normas sociales, en el comportamiento del individuo. Este trastorno supone un problema clínico importante por sus características intrínsecas - implica un desajuste social-, sus posibles consecuencias - una parte importante de los niños/as que lo padecen mostrará algún tipo de desajuste en la edad adulta- y por su frecuencia - es el más comúnmente diagnosticado.

El rasgo principal del Trastorno disocial es, según el DSM-IV, "un patrón de conducta persistente en el que se transgreden los derechos básicos de los demás y las principales normas sociales propias de la edad". El trastorno causa además un deterioro del funcionamiento a nivel social, académico y/u ocupacional clínicamente significativo. En los niños/as diagnósticados con este trastorno: frecuentemente intimidan o acosan a otros, suelen iniciar peleas físicas, han usado algún arma que puede causar un daño físico a otros, han sido crueles físicamente con animales o con personas, han afrontado y robado a una víctima, han causado fuegos con la intención de causar un daño serio, frecuentemente mienten para conseguir favores o evitar obligaciones, huyen del hogar durante la noche mientras están viviendo en el hogar familiar.

La simple aparición de estas conductas no es, sin embargo, criterio suficiente para la emisión del diagnóstico, ha de existir un deterioro significativo en el ajuste del individuo, y se ha de considerar el entorno en el que se dan estas conductas. Existen ciertos ámbitos, como el carcelario, las guerras, las pandillas juveniles, etc., en los que estos patrones inadaptados de conducta social, son la respuesta "normal" y por tanto resultan admitidos e incluso valorados por el colectivo.
El afán objetivista de las clasificaciones psiquiátricas unido a la variedad de matices que pueden encontrarse en el Trastorno de Conducta, han ocasionado el establecimiento de distintas clasificaciones de éste. Así, el DSM-IV distingue en base a criterios de edad, entre:
  • Inicio en la Infancia: la aparición de algunos de los criterios propios del Trastorno de Conducta es anterior a los 10 años.
  • Inicio en la Adolescencia: la aparición de los criterios del Trastorno de Conducta es posterior a los 10 años.
Si bien, la utilidad de esta distinción no está clara, se sabe que existe un peor pronóstico para los trastornos de inicio temprano.
Por su parte, la CIE-10 hace una clasificación del Trastorno de Conducta según factores contextuales y de socialización, estableciendo:
  • Trastorno Disocial limitado al Contexto Familiar: en él las conductas del niño/a presentan un adecuado ajuste con las personas y situaciones externas al medio familiar, y sin embargo desajustado en lo referente a la familia. Las manifestaciones más comunes son robos en el hogar, actos destructivos y acciones violentas contra miembros de la familia.
  • Trastorno Disocial en niños/as no socializados: las conductas propias del Trastorno de Conducta se ven acompañadas por una falta de integración efectiva, fruto de la carencia de habilidades para el establecimiento de relaciones adecuadas con los compañeros/as, de manera que el niño/a se sentirá frecuentemente aislado, rechazado, será impopular y no disfrutará de relaciones afectivas recíprocas y sinceras.
  • Trastorno Disocial en niños/as socializados: el individuo presenta un grado de integración adecuado al menos con algunos compañeros de la misma edad. Esto no implica que para establecer este diagnóstico, el trastorno deba obligatoriamente presentarse cuando el individuo forma parte de un grupo, es independiente.
El matiz en este subtipo, recae sobre la idea de que el niño/a posee las habilidades necesarias para establecer interacciones valiosas.


Conducta Desadaptada

La conducta desadaptada es aquella que genera intranquilidad y desarmonía, es cuando no nos adaptamos, ni al medio, ni a los demás, cuando no respetamos reglas y conductas ajenas, cuando irrespetamos los derechos de otros. La conducta anormal es aquella que viola las normas sociales y constituye una amenaza o produce ansiedad en quienes la observan". Se considera que algo es anormal porque sucede de manera poco frecuente: se desvía de la norma; la conducta de una persona es anormal si viola normas sociales.

De igual forma es aquella que se aparta de alguna norma y que perjudica al individuo afectado o a los demás.

Por otro lado nos dicen que la conducta anormal o conducta desadaptada es el resultado de la incapacidad para manejar el estrés en forma efectiva.

Los cuatro tipos de manifestaciones conductuales en la sociedad, son las siguientes:

- A) Conducta normal. Conducta normal o conducta social, es la que cumple con las adecuadas normas de convivencia, la que no agrede en forma alguna a la colectividad y la integridad individual, esta se encarga de cumplir, participar, construir y alcanzar, tanto individual como colectivamente el bien común.

- B) Conducta asocial. Es aquella que carece de contenido social y que no esta relacionada con las normas de convivencia, ni con el bien común. Se caracterizan por una conducta de soledad y de aislamiento.

- C) Conducta para social. Se produce en el ambiente social, pero es diferente a las conductas seguidas por la mayoría de la gente; no acepta los valores estipulados por la sociedad, aunque tampoco los ataca, ni intenta destruirlos; no busca el bien común, pero no lo agrede. No aporta a la sociedad, retoman lo que les sirve de la sociedad, pero ellos no contribuyen a esta; ejemplo: las subculturas (punk´s, dark´s, roqueros, raperos, rastas, etc.), modas, religiones, prostitutas, entre otros.

Una conducta desadaptada es aquella que no se atiene las normas que nosotros entendemos por normales, no solo tiene efectos sobre el entorno social que la desaprueba sino que tiene un efecto "desasosegante" para el individuo que la vive. A veces cambios en la vida de una persona producen que esta empiece a comportarse de un modo no adaptativo (alcoholismo), este cambio de conducta empieza a ser considerado "raro" por la sociedad, que generalmente lo tacha de enfermo y le aísla como si ya no tuviese mucho arreglo y además pensando "que es una enfermedad de la cual ellos están libres".

Una conducta desadaptada no solo tiene efectos sobre el entorno social que la desaprueba sino que tiene un efecto "desasosegante" para el individuo que la vive. A veces cambios en la vida de una persona producen que esta empiece a comportarse de un modo no adaptativo (alcoholismo), este cambio de conducta empieza a ser considerado "raro" por la sociedad, que generalmente lo tacha de enfermo y le aísla como si ya no tuviese mucho arreglo y además pensando "que es una enfermedad de la cual ellos están libres". En general, pensar así tiene dos graves errores:
Si solo se piensa en la persona como un enfermo lo que él pueda hacer por si mismo vale muy poco.

Se piensa que uno esta vacunado contra los desordenes de conducta (depresión, ansiedad, etc.) y que eso solo les toca a los demás. Esto no es real y uno se da cuenta cuando alguna vez en la vida surgen estos problemas, mal llamados médicos, al no saber resolver problemas del "día a día".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada